BIO-DESPERTAR

Un blog sobre el despertar de la conciencia biológica.


3 comentarios

¿Qué es un conflicto biológico?

Decir que los conflictos generan enfermedades es tan antiguo como el tiempo.

La idea de la enfermedad como programa creado milenios atrás de nuestra evolución ante la supervivencia y que se activa ante la crisis de vida o muerte, es una idea que va penetrando y aceptando por mucha gente en los momentos actuales. Ya no se trata de eliminar las consecuencias de esa activación, (tumor, úlcera, disfunción) sino de trabajar sus causas.

Por ejemplo, una persona sufre una gripe. La persona tapa sus fosas nasales inhibiendo la función de oler a los demás. Tose gruñendo y avisando al entorno que se alejen de su territorio. Estornuda alejando a los otros de echarles lo mocos. Cae dolorido y agotado por una carga que no puede transportar ni deshacerse de ella. Así se establece ante situaciones de amenaza a su territorio una amenaza de supervivencia con un fin determinado que es de ayudar al sujeto a superar una exigencia, una agresión o una insatisfacción La persona logra una pausa para no desbordar su mecanismo de estrés y poder recuperarse luego de un breve periodo de descanso. Aún cuando se siga interpretando como un virus, cada vez hay más conciencia de la situación conflictiva previa que acusa la persona. Lo importante es que se va tomando conciencia de cómo el organismo pone límites a las actitudes irresponsable del hombre que pone en peligro la supervivencia.

Excederse en el trabajo
No poder corresponde a sus compromisos económicos
Obsesionarse con finalizar un examen
Se siente invadido por su pareja cuando se cuestionan sus ideales y creencias
Debe separarse de su pareja
Tomar decisiones en el campo afectivo y laboral.

Todas estas situaciones cotidianas que son evaluadas por nuestro cerebro analítico constantemente, va generando la búsqueda de soluciones. Cuando nuestro análisis se ve desbordado o cuando un hecho nos sorprende es nuestro cerebro emocional quien responde a estas incitaciones. Al tener que enfrentar esas circunstancias será interpretado por ese cerebro (emocional) como una cuestión de supervivencia.
Las conexiones entre nuestro cerebro emocional y las respuestas físicas son directas. Ante la activación de estas vías se generan cuatro tipos de respuestas: huir, atacar, inmovilizarse o someterse.

En el caso de la gripe es una combinación de estas respuestas: atacar (tos), huir (congestión nasal), inmovilizarse (dolor agotamiento) someterse (estar en cama).

Esto es un breve bosquejo del conflicto que puede ocasionar un desequilibrio emocional desencadenando una enfermedad.

 

1017327_619844778034554_1664885649_n

Sacado de Mario Martinez Muchas Gracias:

https://www.facebook.com/mario.martinezrodriguez.16

Anuncios


Deja un comentario

¿Cómo nos comunicamos con nuestro cuerpo?

nuestro cuerpo¿Le hablamos como a alguien a quien queremos enseñar, cambiar, educar o dominar?

¿Le escuchamos con miedo a lo que nos pueda decir o enfadados por lo que nos dice?

¿Le pedimos sin saber que nos ofrecerá y si eso será lo adecuado?

¿Le ofrecemos por prescripción médica, porqué es necesario, porqué no hay otro remedio…?

O…

¿Le hablamos como un amigo al que amamos y en quien confiamos?

¿Le escuchamos como si lo que nos dijera fuese lo más importante y bonito del mundo?

¿Le pedimos con la certeza de que eso es lo mejor para los dos?

¿Le ofrecemos como si nos lo ofreciéramos a nosotros mismos?

Antes de hablarle a tu cuerpo, ámale.

Antes de escucharlo, valóralo.

Antes de pedirle, ten fe.

Antes de ofrecerle nada, entrégate a él…

… y no tendrás que hacer nada más.


Deja un comentario

El Inconsciente Biológico (IB) 2ª Parte

Características del Inconsciente Biológico.

Hay cuatro características que hay que tener muy en cuenta al hablar del IB. Si las ignoramos no tendremos acceso a él. Tendremos acceso a algo, a la imaginación, a recuerdos… pero no será nuestro Inconsciente Biológico, y no podremos descodificar adecuadamente sus mensajes porqué no los habremos comprendido.

Las características a comprender son:

1 – El otro no existe
2 – Es atemporal.
3 – Real = Imaginario.
4 – Es inocente.

Vamos a verlas una a una:

1 – El otro no existe:

Para el IB todo eres TÚ, todo te pasa a ti. Vivas la experiencia que vivas el IB nunca las considerará externas. Uno puedo empatizar con el problema de otro y sufrir-lo y sufrir la enfermedad, por ejemplo: Un niño se pierde, pero es su padre quien genera un tumor en el pulmón (conflicto de territorio y miedo a morir), porqué el padre hizo suya la historia del niño. O un hombre viaja a una región muy pobre y hace un cáncer de hígado (resentir de carencia, falta, morir-se de hambre).

Aunque el conflicto que activa una respuesta biológica no sea nuestro, si la activa, podemos estar seguros que existe un conflicto oculto y latente en nuestro IB que resonó en el momento de observar y empalizar con el conflicto externo.

Cuando decimos que “el otro no existe”, estamos diciendo que todo lo que vemos en el exterior es un reflejo de nuestro interior, de nuestros datos previos y concretamente de nuestras creencias. De ahí la expresión “Los demás son nuestros espejos”.

Para profundizar en como las creencias se conectan con nuestra biología recomiendo el libro “La biología de las creencias” del biólogo Bruce Lipton.

Ante estas observaciones y para finalizar, debemos tener muy en cuenta lo siguiente:

Nunca nadie ha solucionado el problema de otra persona sufriendo, lo único que va a conseguir es  ponerse enferma  y agravar el problema.

2. Es inocente.

El IB no juzga, no entiende de “bien” y “mal”. Una experiencia es una experiencia, sea esta como sea. Además el IB siempre hará todo lo posible para que vivas lo que estás sintiendo. O sea, que experimentes en tu vida (exterior) aquellas cosas que resuenen con tus creencias y programas internos.

Debemos tener en cuenta que aunque el IB lo registre todo y llegue a esta vida ya con incalculables programas de supervivencia de protección, de valoración, superación, etc. No puede ver (o comprender) aquello que no ha visto o comprendido nunca antes. Para poder ver algo nuevo, debe experimentarlo a través de nuestra realidad de una forma u otra (y veremos que hay muchas formas de manifestar nuestras realidades internas). Es así como los programas que llevamos se manifiestan sin discriminación de juicio por parte del IB. Somos nosotros (el EGO) y no nuestro IB quien juzga y separa.

En la película “Y tu que sabes. Dentro de la madriguera del conejo” (2004) se muestra el ejemplo de los nativos americanos que veían moverse el agua pero no podían ver las naves españolas acercarse a sus costas pues nunca antes habían visto algo ni igual ni parecido y por lo tanto, no creían en ello. Pero el Chamán de la tribu cambia sus creencias hasta que toda la tribu puede verlas. Eso nos dice que cambiando nuestras creencias cambiamos nuestra realidad.

Película: http://www.youtube.com/watch?v=Xqy6UER7V3s

3. Es atemporal.

Para el IB todo es AHORA. Cuando recuerdas algo, el IB lo vive en el presente. Cuando planeas algo o te preocupas por el futuro, el IB lo vive ahora. Por esta razón, alguien que recuerda un miedo o un conflicto que sufrió hace tiempo, puede activar en el presente la solución biológica correspondiente y generar una enfermedad. Lo mismo puede ocurrir por el temor a algo que puede pasar en el futuro.

4. Todo es real.

Para el Inconsciente Biológico, lo imaginado es lo mismo que lo real. A todos nos pasa que cuando vemos a alguien caer-se al suelo con las rodillas, los codos o las manos y vemos luego como sangran sentimos como nuestro cuerpo reacciona a ello por un instante como si nos hubiera pasado a nosotros, lo que nos dice este punto es que solo por imaginarlo (a lo mejor solo por leerlo) el IB reacciona a ello y lo podemos notar en el cuerpo como una cascada bio-emocional.

Nuestra mente determina lo que vemos, lo que pensamos y lo que creemos. ¿Donde está entonces la separación de lo real y lo virtual? Ya hace tiempo que el actor, escritor y místico Neville Goddard dijo: “la imaginación siempre está creando la realidad.

Por último, y aunque no sea una característica propiamente dicha, deberemos tener en cuenta que el inconsciente siempre querrá hacer “la prueba del algodón“. Te pondrá en una situación de prueba para asegurarse de que realmente te has curado o has superado el conflicto con el que lidiabas. Querrá comprobar que realmente has tomado consciencia y así poder pasar la nueva acción a refleja para olvidarse del programa. Eso significa que una vez asimilado y sanado un conflicto es más que probable que se te repita como si no te hubieses librado de él, pero es solo una vez más, para que puedas tener la oportunidad de decirle al conflicto:

“Te conozco, sé quien eres y lo que haces, ya me he librado de ti. Muchas gracias por haberme enseñado”

 


Deja un comentario

El Inconsciente Biológico (IB) 1ª Parte

¿Qué es?

 

Es difícil definir el inconsciente en general ya que no somos muy conscientes de él ¿verdad? Eso es debido a dos cosas:

a) Que a simple vista solo podemos observar sus efectos, no su esencia o sus funciones específicas. En eso se parece a un agujero negro, podemos observar muchos de sus efectos, pero al tener que definirlo: “…pues es un agujero, y es negro…” Luego evidentemente pueden aparecer varias definiciones que variaran a cada descubrimiento que se haga de ellos. En el inconsciente biológico nos sucede lo mismo, es mejor exponer algunos ejemplos de su funcionamiento para que cada uno pueda asimilar su significado a su manera. Al darse cuenta (llevar a la conciencia) de su existencia nos será mucho más fácil identificarlo y definirlo sin crear dogmas, ya que todos poseemos uno.

b) Es siempre personal, está formado por las herencias familiares, grupales, de clase, sociales… que recibimos sobretodo en nuestros primeros años de vida. Estas herencias generan programas inconscientes que dirigen nuestra vida biológica al ser activados por las experiencias vividas. Por eso en una misma película una persona puede echarse a llorar o pasar mucho miedo mientras que a su lado otra permanece impertérrita, eso depende de los programas del IB.

 

Ejemplos para entender el IB:

 

(Del libro Biodescodificación: El código secreto del síntoma de Enric Corbera y Rafael Marañon, Ed. Indigo):

Biodescodificación. El código secreto del síntoma.

“¿Qué hace que una hembra, por ejemplo, de monos, entre en celo si un macho secundario mata a su prole?, ¿qué es lo que hace (o quién lo hace) que una mariposa cambie el color de sus alas cuando va a reproducirse, cuando se encuentra enferma o simplemente cuando está rabiosa?, ¿qué o quien hace que un animal se mimetice con el ambiente, con el suelo, con las hojas de los árboles o simplemente cambie de color?, ¿Cómo sabe una hembra leona que el macho que la está rondando se va a quedar con ella y va a proteger a su prole y entonces, después de días o semanas, permite que este copule con ella?

Un interesante artículo dice: “Los elefantes ya no nacen con colmillos”, y sigue: “Cada vez nacen más elefantes sin colmillos debido a la caza furtiva para apoderarse de estos. Los elefantes machos con grandes colmillos tienen más posibilidades de ser matados. Del mismo modo tienen más posibilidades de vivir aquellos que los tienen más pequeños o que, simplemente, no los tienen. Por este motivo, cada vez que nacen elefantes sin colmillos no se debe a la evolución natural sino a la acción del hombre (sic)”…”En África el 30% de estos animales no llegan a desarrollar nunca los colmillos” (Zhang Li de la Universidad de Beijing, China)”

 

La afirmación “…no se debe a la evolución natural sino a la acción del hombre” puede llevar a errores por el hecho de separar “lo natural” de la acción del hombre como si este fuera algo artificial. Supongo que el autor lo separa debido a la carga emocional que contiene la expresión “evolución natural” relacionada con la teoría de la evolución de Darwin.

Continuará…

 

Joan Marc Vilanova i Pujó

 


2 comentarios

EL VERDADERO ORIGEN DE LA ENFERMEDAD.

 Del exterior al interior

Hace milenios que todas las religiones, textos sagrados, culturas esotéricas, tradiciones chamánicas, etc. intentan transmitirnos la necesidad de “despertarnos de nuestro sueño”. Con mayor o menor acierto en sus técnicas, la mayoría han intentado desviar el foco de nuestra atención a través de un viaje desde nuestro exterior (percepción del mundo) a nuestro interior (Auto-conocimiento). Esta ancestral dicotomía es en realidad una falsa dualidad fabricada por el hombre (como veremos en la teoría del espejo), pero ha servido para separar, por ejemplo, ciencia y religión. Con la aparición en el escenario de la física cuántica estas dos polaridades empiezan a relacionarse dentro de la premisa de que “el observador afecta a lo observado por el simple hecho de observar” convirtiendo al observador (nosotros) en creadores de realidad.

Profundizaré más en este punto ya que ha dado lugar a hermosas pero falsas (o incompletas) teorías espirituales sobre la potencialidad humana que es necesario aclarar.

19709_biodecoding

Enfermedad externa vs. Enfermedad interna.

La medicina llamada tradicional (o académica) se centra en su mayor parte en dos puntos:

a) Eliminar o suavizar los síntomas de una enfermedad.

b) Localizar y neutralizar el origen, externo a nuestra conciencia o nuestro ser, de dicha enfermedad.

Útil i necesaria, la medicina actual cuyos estudios derivan del método científico (visión externa) no deja de ser algo limitado por la división antes mencionada. Esta se ocupa de los “organismos invasores”, los “objetos traumáticos” y todas las formas de restitución física de nuestra salud… Eso es admirable, y los logros conseguidos en el último siglo por la ciencia médica son realmente sorprendentes (desde los antibióticos a la cirugía no invasiva pasando por una multitud de transplantes) pero ignora algo:

  El objetivo que tiene tanto la naturaleza como nuestro organismo para incurrir en la enfermedad: Lo que la BioNeuroEmoción llama “El Sentido Biológico” o como veremos en otros artículos, el “para qué” de la reacción del organismo.

Entrar en los “Sentidos biológicos” personales de cada enfermedad u órgano es una de las funciones que nos desvela lo estudios de la BioNeuroEmoción, pero si queremos encontrar un “Sentido Biológico” general podríamos decir que:

La existencia de una dolencia, trauma o enfermedad es un aviso de que existe una incoherencia entre los tres estados de nuestro ser:

 Mental (lo que pensamos)

Emocional (lo que sentimos)

Físico (lo que hacemos)

Por lo tanto el punto más importante en nuestro viaje al interior para lograr la salud es lograr lo que llamamos coherencia emocional “Pensar, sentir y hacer, en la misma dirección”.

La coherencia emocional.

Si pienso blanco, siento blanco y hago blanco, estoy en coherencia emocional y por tanto tengo salud y evito los accidentes. Cuando los tres estados no están alineados, es cuando empiezo a atraer las posibilidades de enfermedad o accidente.

Definición de enfermedad.

Visto los puntos hasta ahora podemos llegar a la siguiente definición de enfermedad (que sería válida para cualquier tipo de dolencia física, emocional o mental):

  La enfermedad es siempre una reacción del organismo a una situación vivida como conflictiva en la que no se ha logrado una coherencia en nuestros niveles de forma consciente.

Joan Marc Vilanova i Pujó